Mi cuerpo casa

Esta palabra cuerpo-casa la escuché por primera vez en Focusing y me atrapó , la incorporé desde ese momento porque resonó mucho adentro mio.

Me di cuenta de que yo misma era mi casa y del estado en que se encontraba, habia muchas habitaciones oscuras, otras vacias, otras repletas de cosas…y asi podría seguir con la descripción.

Pero me volvió a conectar con mi anhelo, habitarme a mi misma, cuidarme , quererme, limpiarme, amarme y dejar de intentar que los demás lo hagan por mi. Dejar de pensar que el otro me va a ser feliz, va a llenar mi casa. Con esto empecé a sentir que hacia una nueva construcción de mi cuerpo y el cuerpo escuchó, se activó y empezamos a dialogar.

¿ Hablar con tu cuerpo ? si, es posible, no habla con palabras, sino con sensaciones, imágenes, intuiciones, visiones…lo que sea, hasta una enfermedad. Escuchar a mi cuerpo, a mis células empezó a poner mi cuerpo casa en un lugar diferente, mas fuerte, poderoso, conectado.

¿ Porqué escribo esto? porque la vida me lleva a encontrarme con que sigo queriendo inconscientemente que el afuera me acepte, me ame y me complete….y ¿ sabes qué? nunca va a pasar, es una ilusión, una mentira.

Y vuelvo a mi hogar, un hogar con un fuego calentito y mucho amor para aceptarme a mi misma, a mis pensamientos y aprendizajes. Un lugar en el que habita una madre que me apoya, un padre que me alienta y protege y una niña que tiene ganas de jugar y ser feliz. Esta tríada es la que me sostiene , me ama y me alienta a vivir cada dia y en cada decepción cotidiana.

Parece egoista armar tu propia casa, pero nadie la va a armar por vos, es más, si pueden van a ocupar la tuya porque no les da ganas de armar la de ellos, como ocupas. Cuida tu casa, quien entra, quien se queda, con quien la compartis. Es el trabajo de toda la vida construirnos por dentro y poder amarnos con total apertura y sinceridad.

El único lugar en el que me siento yo misma es adentro mio, escuchándome, lavando mis heridas, apapachando a mi niña timida, limpiando mis organos, alimentando mi sangre, hablando con mis células. Y después me comparto desde adentro con el mundo. Asi estoy siendo feliz, primero adentro , lo demás viene solo…sin esfuerzo.

No necesitas del afuera, necesitas cultivar tu adentro, nada va a calmar tu infinita ansiedad ni enfermedad, sino empezás a escuchar lo que tu cuerpo te cuenta. Mi cuerpo casa es mi hogar, el que siempre busqué desde chiquita cuando armaba mis casitas con sabanas. Hoy siento que me habito y el hogar está encendido siempre.

Estoy lista para recibir invitados, porque ya no los necesito , solo para compartir y disfrutar… sin apego, solo amor. Soy una casa con cimientos firmes , ventanas abiertas y un gran living.

Noe

Dejá una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: